Los tres tesoros

El sol, la luna y las estrellas – decía mi maestro Liu Pai Lin ( 1907-2000) –
representan los tesoros del cielo. El fuego, el agua y el viento, los de la tierra.
Los centros de energía y meridianos del cuerpo humano pueden ligarse a la energía cósmica y telúrica, dando lugar a la esencia sexual ( ching), la energía vital (chi) y el espíritu ( shen), proceso que es denominado “ la unión de cielo, tierra y hombre”.
Los entrenamientos taoístas son prácticas energéticas del movimiento y de la serenidad, integrando al ser humano con el  universo.
Un estado de mayor armonía y salud se instala al cultivar estas prácticas.
Según la filosofía de Lao Tsé la meditación profunda revela  la puerta de entrada al misterio de la vida y de la muerte.
En el I Ching está escrito que la circulación del Cielo promueve la renovación constante. El libro de las mutaciones se expresa en un lenguaje simbólico dando cuenta de una realidad en continua interacción y cambio. Nos ubica en tiempo y espacio  “ presente” mostrando un camino de transformación interior.
La medicina del equilibrio yin y yang se nutre de estos principios, abordando al ser humano como una totalidad física, emocional y espiritual.
Es interesante observar cómo desde los descubrimientos científicos actuales de la medicina y la física cuántica, por ejemplo, puede traducirse este conocimiento milenario.
A través de prácticas vivenciales y teóricas de tai chi pai lin vemos el cruce de este antiguo sistema de conocimiento a la luz de nuestro tiempo.
Daniel Brenner
 
Anuncios

Los comentarios están cerrados.